Noticia ► LEB ORO

FC Barcelona Lassa, abrillantando la maquinaria del futuro

10/20/2015 Jóvenes y sobradamente preparados, así son los 20 jugadores que componen el plantel de un FC Barcelona B confiado al mejor maestro posible, un Alfred Julbe encargado de explotar el talento de un vestuario en el que Laka Jakovic y Lubos Barton jugarán un papel fundamental como cómplices de futuro.
|

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Fueron los primeros en dar comienzo a su pretemporada mediado el mes de julio y lo hicieron con el objetivo prioritario de poder ganarle el mayor número de minutos posibles ya no sólo al reloj de la pretemporada sino también al calendario del futuro de un extenso grupo de talentos.

Con una veintena de jugadores sobre la cancha de la Ciutat Esportiva y con el histórico Alfred Julbe a los mandos, el FC Barcelona Lassa dio comienzo a una ilusionante campaña en la que su retorno a la LEB Oro vino acompañado del fichaje de dos auténticos lujos para la competición como Jaka Lakovic y Lubos Barton. Dos campeones de Euroliga que afrontan la recta final de su carrera convirtiéndose en la prolongación del técnico en una pista y un vestuario en los que tendrán que ejercer como cómplices en la madurez de las estrellas del futuro blaugrana.

Con los primeros triunfos ya en el bolsillo, los catalanes afrontan un año realmente importante en el que los Stefan Peno, Marc García o Emir Sulejmanovic quieren demostrar que están más que preparados para poder asumir el salto definitivo a la Liga Endesa.




Alfred Julbe, un genio para la lámpara mágica:

Tras exportar su talento a tierras mexicanas con el Titánicos de León, el histórico Alfred Julbe se reenganchaba este verano al baloncesto nacional con su fichaje por un FC Barcelona que le ofrecía la posibilidad de reencontrarse con unas Ligas LEB en las que militó anteriormente con CAI Zaragoza y River Andorra.

Un atractivo proyecto con una apuesta sobre seguro en su banquillo con la contratación de un técnico realmente ilusionado con esta nueva etata: “Desde el primer momento, el reto que me ofrecía el FC Barcelona me parecía realmente interesante ya que el club buscaban que su segundo equipo y el junior estuvieran bajo las órdenes de un mismo grupo técnico que agrupara a una veintena de jugadores trabajando juntos durante la semana. Para mí era una buena oportunidad ya que en España no había tenido nada interesante en los últimos años, tan sólo la posibilidad de salir fuera y de este modo el Barça me ponía sobre la mesa la posibilidad de seguir con mi carrera y mi vida como entrenador”.

Confirmado su regreso a las canchas, la principal preocupación del técnico a la hora de planificar la temporada radicó en la búsqueda de un par de experimentados jugadores con los que aportar solidez a ese grupo de talentos que le había sido confiado.

Búsqueda solventada de la mejor manera posible con la llegada de dos estrellas para la competición como Lakovic y Barton en cuyos fichajes resultó imprescindible la mediación de otro de los clásicos del baloncesto un Darryl Middleton clave en su contratación: “Cuando tu pones a un equipo filial a competir en una liga profesional termina sufriendo siempre por la carencia de aquello que estás precisamente buscando en esa competición, el oficio y la competitividad de un grupo que tiene una carencia en cuanto a experiencia. Eso generalmente se compensa con la llegada de algún nacional veterano pero, en nuestro caso, usando a mi amigo Darryl Middleton, decimos buscar ese perfil de jugador en dos piezas como Lakovic y Barton que nos permitieran equilibrar a nuestro grupo de jóvenes jugadores para poder disputar los partidos. Para poder convencerlos resultaba más sencillo optar a una liga más competitiva como la LEB Oro aun siendo conscientes de la mayor dificultad que eso nos va a suponer durante la temporada”.


La plantilla del FC Barcelona Lassa, vista por su técnico:


Bases:
Laka Jakovic y Stefan Peno

Uno de los puntos fuertes de la temporada para el FC Barcelona residirá en la dirección. Con sus dos jugadores principales alternándose tanto la titularidad como los minutos durante los primeros encuentros del curso, será la experiencia de Jaka Lakovic uno de los principales factores a tener en cuenta a la hora de desarrollar el papel del equipo en la competición: “Hay que tener claro que para nosotros Lakovic es una excepción en nuestro planteamiento ya que no es un jugador sobre el que tengamos que trabajar de cara al futuro sino que debe ser una magnífica ayuda tanto para el día a día como para los partidos. Su misión será la de compensar esa falta de experiencia con la que cuentan nuestros jugadores jóvenes ayudándoles y guiándoles en su día a día para que puedan madurar a través de su amplia experiencia”.

Con 37 años y una dilatada experiencia, el jugador esloveno estará acompañado por la mejor pareja de baile posible, un Stefan Peno que renovó durante el verano su contrato hasta 2019 para convertirse en uno de los hombres con más futuro en el vestuario blaugrana: “Es uno de los proyectos del club con el que vamos a trabajar para que adquiera una serie de básicos en defensa ya que por ahora es lo que más le cuesta. A partir de ahí trataremos de ayudarle a mejorar aquellos aspectos del juego en los que ya es un hombre destacado para que pueda pulirlos al máximo de cara al baloncesto de alto nivel”.

 

Aleros: Xavi Moix, Marc García, Nedim Dedovic y Lubos Barton

Y si importante será la presencia de Lakovic en la dirección, no menos será el apoyo del checo Lubos Barton alternando su labor tanto en posiciones exteriores como en un puesto de cuatro con el que complementa su labor en el equipo: “Su papel va a ser idéntico al que desarrolle Laka, no es un jugador sobre el que nosotros tengamos que trabajar sino que será él quien, con su trabajo, ayude al resto de jugadores a dar un paso al frente. Su papel sobre la pista debe ser más parecido al de un entrenador que ilustre al grupo con su experiencia como jugador”.

De este modo, Barton será el líder natural de un perímetro en el que el papel de estrella de futuro recaerá sobre un Marc García que ya ha demostrado su calidad durante unas primeras jornadas en las que ha resultado fundamental en la consecución de los primeros triunfos: “La prioridad con Marc García es la de ayudarle a consolidarse como jugador después de un año en ACB que quizá no ha sido tan bueno como en un principio se podía haber esperado. Es un jugador con un talento ofensivo indiscutible pero que aún deberá consolidarlo haciéndose más regular a la par que crece en ese trabajo defensivo más gris donde vamos a pedirle un esfuerzo ya que en el momento que lo consiga estará llamando a la puerta del baloncesto profesional donde podrá competir a un gran nivel”.

El perímetro se completará con dos jugadores que quieren convertir la palabra futuro en realidad, por un lado el escolta Xavi Moix y, por otro, el recientemente renovado hasta 2020, Nedim Dedovic, quien ejercerá como uno de los jugadores a seguir durante la temporada: “Dedovic es un jugador muy integrado, con muy buen cuerpo y buen defensor que tendrá que asumir más riesgos en ataque, deberá  jugar con la vista arriba y consolidar su tiro para poder ser un jugador más completo mientras que Xavi Moix es uno de esos trabajadores incansables de la plantilla. A priori su estatura podría limitarle un poco pero precisamente en la casa se acaba de fichar a Pau Ribas que debe ser un referente para él, un espejo en el que mirarse a la hora de mejorar para entender el tipo de proyecto de jugador que puede llegar a ser”.

 

Pívots: Emir Sulejmanovic, Álex Mazaira, Ramón Vila y Papa Mbaye

Y si importante ha sido para la plantilla la incorporación de dos experimentados jugadores como Lakovic y Barton, la pintura no podía ser menos con la continuidad de un “joven veterano” como Papa Mbaye. De origen Senegalés, cumplirá este año su sexta campaña en un filial en el que sigue manteniendo intacta su ilusión de poder mejorar día a día: “Por edad ya no es un proyecto  en cuanto al concepto Barça pero si va a ser un jugador muy importante para nosotros a la hora de aportar experiencia a nuestro juego. Tiene que ser el jugador encargado de darnos solidez interior en un año en el que vamos a trabajar mucho con él el trabajo de la técnica para obtener el mayor margen de mejora posible”.

Junto a él, otros tres jugadores buscarán esa experiencia necesaria para foguear un talento que debe convertirles en el futuro del club desde una pintura en la que la falta de centímetros es la principal preocupación del técnico: “Emir, Álex y Ramón tienen la característica común de ser cuatros que pueden desenvolverse perfectamente en la posición de tres y sobre los que pensamos obtener el máximo nivel de posibilidades. Quizá nos quedamos un poco pequeños respecto a la liga en lo que a centímetros se refiere pero nuestra lucha estará en que puedan llegar a ser jugadores al máximo nivel. Esto les obligará a luchar y a dar un plus en cuanto a rebote para que no nos pese esa falta de centímetros”.


Responsabilidad y sacrificio para un mañana mejor:

Con estos mimbres y un total de 20 jugadores disponibles, los numerosos retos y posibilidades que ofrece el filial blaugrana buscarán el mejor desarrollo posible sobre la pista.

Un grupo con el que Alfred Julbe pretende conseguir un juego atractivo y vistoso en el que explotar el físico y el talento de unos jugadores obligados a seguir creciendo: “La idea es conseguir los mismos objetivos tanto en el equipo junior como en el filial directo del primer equipo y no es otra cosa que la característica social de aquellos equipos a los que yo he entrenado: un juego de velocidad, de altas posesiones y que nos permita ser sólidos en defensa. Todo esto teniendo muy en cuenta el posicionamiento en ataque o la toma de riesgos para elaborar un baloncesto con el que entretengamos a la gente ya que el público viene a la cancha a soñar con el baloncesto de nuestros jugadores. Nuestros individuos tienen que destacar en el baloncesto profesional y deben hacerlo a través de su calidad individual con la que hacer disfrutar al aficionado”.

Con esta idea como objetivo prioritario, el plantel blaugrana trabajará duro en un año en el que los objetivos individuales para cada jugador ejercerán como una prioridad en el trabajo diario de un equipo que no renuncia a los objetivos más ambiciosos: “La LEB tiene mucho sentido para aquellos equipos que se marcan como objetivo el ascender de categoría en un plazo determinado de tiempo. En nuestro caso, al ser esto un imposible, buscamos la máxima competitividad fuera de la ACB para que cada individuo mejore en el concepto oficio cumpliendo con su plan individual interno. Todo esto sin perder de vista el aspecto competitivo donde saltaremos a la pista a ganar cada partido para poder llegar lo más arriba posible en la competición”.

Con todo ello, el entrenador catalán tratará de hacer las delicias de aquellos aficionados que se acerquen a la C.E. Joan Gamper para disfrutar con la evolución de los jugadores del mañana: “El mensaje para aquella gente que venga a vernos es un mensaje de trabajo y respeto por la camiseta que estamos vistiendo ya que buscamos que nuestros jugadores sientan la responsabilidad que supone el llevar en su pecho el escudo del Barça. Queremos ofrecerle a la gente un juego lo más atractivo posible para que disfrute  con nosotros”.

 

Lubos Barton, un líder en el vestuario (Foto: Dani Marzo)
  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas