Noticia ► LIGA LEB ORO

Melilla Baloncesto y la persistencia de la memoria del decano

9/18/2017 Costaría imaginar una Liga LEB Oro sin un Melilla Baloncesto que ha disputado la totalidad de sus 22 ediciones pero desde la Ciudad Autónoma están dispuestos a “privar” a los aficionados de su presencia a través de la búsqueda de un ascenso a la Liga Endesa que volverá a ser toda una prioridad para el club. Un ambicioso reto confiado al técnico autóctono Alejandro Alcoba quien portará las riendas del equipo por quinta campaña consecutiva a la búsqueda de los objetivos más ambiciosos.
|

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Si rebuscáramos entre el pie de página del acta fundacional de la Liga LEB Oro no tardaríamos en encontrar la firma de un Melilla Baloncesto que ejerció como uno de los 14 equipos durante la temporada de debut de la competición.

Desde entonces, la entidad melillense no ha faltado a su cita con ni una sola de las ediciones de una Liga en la que ejercen como el rey de copas con un total de tres títulos, en la que llegaron a vivir un descenso no consumado y en la que fueron protagonistas de un trabajado ascenso deportivo que no pudieron llevar a buen puerto. El principal culpable, la estabilidad económica y las garantías de futuro propuestas desde el inicio de su mandato por un Jaime Auday que ha convertido a este Melilla Baloncesto en uno de los clubes más saneados del mapa del baloncesto nacional.

Unos valores que les han llevado a ejercer como uno de los planteles más respetados de una Liga LEB Oro en la que no son pocos los jugadores de nivel que han apostado este año por enrolarse en sus filas a la búsqueda de un ascenso deportivo que volverá a ser una prioridad para todos y cada y uno de sus integrantes.

Porque Melilla respira baloncesto desde sus cuatro culturas para poder cumplir algún día ese sueño que les llevará a verse entre los mejores...

 

Alejandro Alcoba, las garantías del hombre de la casa

Y para poder intentarlo de nuevo, la dirección deportiva ha apostado un año más por un Alejandro Alcoba que vivirá su quinta temporada consecutiva al frente de un equipo en el que suma ya nueve temporadas.

Todo un orgullo para uno de los técnicos más veteranos de la competición en un mismo proyecto y con el que, como no podía ser de otro modo, se siente sumamente identificado: “El estar en el equipo de mi ciudad es ya de por sí una satisfacción, un privilegio del que pocos entrenadores tienen la suerte de presumir pero, después de cinco temporadas, la responsabilidad es aún mayor cuando te detienes a pensar que la junta directiva y el equipo están confiando un año más en ti para llevar un proyecto tan exigente como este. Si a eso le unimos que todo esto sucede en una competición tan dura y exigente como la liga LEB Oro donde somos un club respetado, la satisfacción es doble”.

Con su continuidad confirmada comenzó la construcción del nuevo proyecto, un equipo totalmente renovado: “Este año quisimos darle una vuelta al equipo trayendo a Melilla a un tipo de jugador diferente. Queríamos seguir manteniendo esa línea de jugadores experimentados en la competición y no exentos de calidad pero acompañados de una juventud, un hambre y una ilusión con la que luchen cada día para poder conseguir cosas importantes en la Liga. Buscábamos traer gente que nos aportara una ilusión diferente y cuyo deseo de poder crecer y lograr nuevos retos en su carrera nos repercutiera en un buen trabajo en el día a día. En líneas generales creo que lo hemos conseguido y nuestro primer objetivo se está cumpliendo ya durante estas primeras semanas de entrenamiento”.

 

La plantilla del Melilla Bto, vista por su técnico:

Con el nuevo capitán Pablo Almazán y el pívot Massine Fall como únicas renovaciones y el retorno del base Dani Rodríguez como único fichaje por encima de la treintena, el equipo melillense prepara ya a que será una ilusionante temporada y en la que esperan poder luchar por los objetivos más ambiciosos en una competición a la que llegarán con un plantel de garantías.


Bases:
Dani Rodríguez y Miki Servera

Analizando la plantilla desde el puesto de base, Alcoba tendrá a sus órdenes a dos jugadores de garantías, el primero de ellos, un veterano Dani Rodríguez que regresa a Melilla trece años después de su primera etapa dispuesto a mantener su vitola como uno de los mejores bases de la competición.

Un papel que le llevará a ejercer como uno de los principales referentes del equipo: “Dani llega aquí para ser uno de los hombres más importantes del equipo. Es un jugador que entiende a la perfección el tempo de los partidos, que domina las situaciones de bloqueo directo y que es determinante tanto en los finales de partido como en las situaciones de último segundo. Es un jugador con mucha experiencia que debe aportar mucho al quipo y en especial a aquellos jugadores más jóvenes y que no han vivido momentos importantes en la competición como pueden ser finales de Copa o la lucha por un ascenso”.

Junto a él estará un Miki Servera procedente de la Liga Endesa y que llega a la Ciudad Autónoma dispuesto a reclamar una merecida dosis de protagonismo: “Miki aportará al equipo la juventud y la ambición de poder ser un jugador referente de una competición en la que hizo ya buenas temporadas y en la que está deseoso de poder reafirmarse para intentar ganarse de nuevo una oportunidad ACB. Es un jugador con un gran físico, muy bueno en situaciones defensivas, que puede incluso ayudarnos en situaciones de puesto bajo por su tamaño y con un gran talento que nos puede ayudar mucho a lo largo de la temporada”.


Aleros:
Diego Kapelan, Filip Djuran, Edu Durán, Pablo Almazán y Juan Rubio

La única renovación en el vestuario melillense llegó desde la línea exterior con la continuidad de un Pablo Almazán que ejerció como la piedra angular de un perímetro para el que resultará imprescindible un año más.

Un jugador llamado a asumir la responsabilidad en los momentos importantes: “Sus valores de lucha, pundonor y corazón son imprescindibles para mí en una plantilla y por eso va a ser este año nuestro capitán. Es un jugador con un grandísimo talento, que mantiene aún intacta su ambición de poder jugar en ACB y qué mejor que intentarlo con el equipo en el que lleva ya tres temporadas. En defensa su rendimiento se multiplica por dos respecto a cualquier otro jugador y, en ataque, esperamos que su rol pueda ser más importante respecto a la temporada anterior sumando al 1x1 y al poste bajo un buen papel tras bloqueo directo. En estos primeros partidos de pretemporada ha demostrado ya que puede dar ese paso tan importante para nosotros”.

A él se unió un Diego Kapelan procedente de Ourense y que ejerció durante el verano como uno de los fichajes que más ilusión provocó en una afición deseosa de poder disfrutar ya con su juego: “Diego es un jugador que tiene entre ceja y ceja el poder jugar en ACB por lo que creo que nuestra unión era perfecta porque aquí se ha encontrado con un equipo que tiene idéntica ambición a la suya. Está trabajando muchísimo y para nosotros va a ser muy importante, es una amenaza constante en el campo con su grandísimo tiro de tres y que puede aportar mucho desde el bloqueo directo. Es una gran incorporación que nos ayudará a abrir el campo dándonos puntos cuando el equipo esté más atascado”.

Con Edu Durán y Filip Djuran, el técnico daba forma a su línea exterior sumando la juventud y la ilusión de dos jugadores llamados a dar un paso al frente esta temporada sobre la cancha del Javier Imbroda: “Son dos jugadores jóvenes y que conocen la categoría lo que encaja muy bien en aquello que estábamos buscando. Ambos lo hicieron muy bien el pasado curso en sus respectivos equipos ye so nos hace ser optimistas sobre lo que pueden llegar a conseguir esta temporada. Edu tiene un gran tiro de tres y ha mejorado mucho en situaciones de bloqueo directo y en lectura de juego aprovechando sus ventajas para buscarse sus tiros. Llega aquí para buscar su sitio y poder crecer mientras que, por su parte, Filip es un jugador con un grandísimo talento de la Europa del Este tanto en sus manos como en sus pies, que domina el 1x1 y que puede ayudarnos mucho tanto en ataque como en defensa”.

La figura de quinto alero recaerá en un Juan Rubio procedente de Cambados y que ejercerá como la apuesta de futuro del club: “Es toda una puesta personal porque viendo vídeos durante el verano nos sorprendió mucho como jugador. Es un chico atlético con una capacidad de jugar por encima del aro inusual en jugadores españoles y que tiene una gran potencia para jugar y meter también desde fuera. Llega con un contrato de dos años pero creo que este año puede dar ya que hablar siendo un jugador importante en la Liga LEB Oro”.


Pívots:
Javi Lucas, Mamadou Samb, Massine Fall y Fran Guerra

 Y si importantes han sido los refuerzos de la línea exterior, no menos las incorporaciones de una pintura no exenta de centímetros pero, sobre todo, de una calidad con mucho futuro.

Una premisa que se cumple sobremanera sobre la figura de un Fran Guerra que había ejercido durante el verano como uno de los pívots más codiciados de la competición: “Habíamos apostado muy fuerte por él y le estamos muy agradecidos de que haya decidido venir a Melilla como paso previo a su camino imparable hacia la ACB. Es un gran trabajador y un hombre muy implicado que debe ser uno de los jugadores más importantes de nuestro juego. Será nuestra referencia interior por la que pases muchos balones ya no solo por su capacidad para jugar en el poste bajo sino también por la visión que tiene de juego repartiendo asistencias y repartiendo juego para sus compañeros. Tendrá que mejorar algunos aspectos pero su actitud está siendo realmente buena y estamos muy contentos de poder tenerle con nosotros”.

A él se unió durante el verano uno de los foráneos más nacionales de la competición, un Mamadou Samb que, tras regresar a la Liga el pasado curso con Palencia volverá a ser uno de los referentes interiores de una Liga LEB Oro que conoce a la perfección: “Es un cinco que puede jugar de cuatro, un jugador muy completo y con mucha experiencia del que llevábamos detrás de él un par de años porque conoce muy bien la competición. Es uno de nuestros grandes fichajes porque puede aportarnos en ambos aros, tiene buena movilidad y un buen tiro de tres y creo que puede aportarnos mucho en el rebote formando una pareja muy dura y consistente junto a Fran Guerra”.

XXX: “Es otro de esos jugadores de los que llevábamos un par de años detrás de él y va a ser un año muy importante para él. Quizá no sea un pívot muy joven pero encaja muy bien en el perfil de pívot que buscábamos, un cuatro abierto con mucha ambición, con mucha movilidad en el 1x1 y muy grande a la hora de defenderlo en el poste bajo. Nos va a abrir el campo para que Fran tenga espacio con una buena mano desde el tiro de tres que pueden hacer de él un jugador importante”.

Con el físico Massine Fall, Alcoba dio por cerrado un juego interior en el que este jugador tendrá la oportunidad de consolidarse en una competición en la que irrumpió con fuerza el pasado curso: “Llegó el año pasado con el Enrique Soler de Liga EBA y desde el primer entrenamiento se fue ganando tanto nuestra confianza como la posibilidad de jugar en LEB Oro. Nos dejó muy buenas sensaciones durante los 8-9 partidos que disputó y creo que su reto este año es el poder mantener este nivel durante una temporada completa para confirmar su calidad. Tiene que trabajar muchas cosas pero su físico, sus ganar y su ambición hacen de él un jugador muy competitivo. Tiene muchas ganas de trabajar y crecer y no hay mejor sitio para él que un club como Melilla que conoce bien y en el que tiene demostrar que puede competir ante grandes pívots de la liga”.

 

La ambición de siempre con un estilo renovado:

Volverá a luchar el Melilla Baloncesto por los objetivos más ambiciosos y lo hará de nuevo a través de una de las plantillas más ricas y completas de la competición pese a que la dificultad será máxima en un año en el que deberán pelear con no pocos candidatos.

Un reto al que optarán a través de un estilo de juego renovado y en el que tendrá una importancia capital el juego de sus hombres exteriores: “Hemos hecho una inversión importante a la hora de poder tener una mayor artillería exterior, jugadores con buen tiro exterior que junto a Dani nos llevarán a tener juego tras bloqueo directo pero aprovechando a nuestros tiradores en indirecto. Eso va a hacer que cambien algunas cosas en nuestro juego, tenemos una mayor amenaza exterior y eso debe ayudarnos a tener un mayor ritmo en nuestro juego, llegando en pocos segundos y generando espacios para nuestros jugadores interiores. En definitiva, queremos generar un juego atractivo y vistoso en el que no nos importe jugar a muchos puntos ya que creemos que esto puede ayudarnos a gustar y agradar a nuestra afición”.

Con todo ello, en Melilla volverán a pelear de Nuevo por un ansiado ascenso que ejercerá como un: complicado reto ante el aumento de presupuestos en una competición en la que no será corta la nómina de candidatos “Nuestra ilusión ha sido siempre la de poder estar algún día en la ACB. Es algo que conseguimos ya deportivamente en su día y que no se pudo materializar, por eso es un objetivo que tenemos entre ceja y ceja y al que no queremos renunciar de nuevo este año. Vamos a trabajar lo más duro posible sabiendo que la liga ha subido mucho de nivel, que cada vez hay más equipos candidatos y con el mismo reto pero en la que vamos a intentar lograr nuestro sueño bien por el ascenso directo o bien por los playoffs. Este año se han flexibilizado las condiciones y se han recuperado los ascensos y eso debe ser un condicionante que nos motive aún más si cabe en nuestro día a día”.

Aunque, para poder lograrlo, Alcoba tiene claro que el equipo deberá reunir al mayor número de aficionados posibles en un Javier Imbroda que deberá ser clave en su camino a la lucha por el ascenso: “Queremos ilusionar a nuestra afición para que vuelva al Javier Imbroda. Para ello deberemos ser ambiciosos en nuestros objetivos y vistosos en nuestro juego para que, a partir de ahí, podamos caminar todos de la mano ya que, si no, va a ser muy difícil el camino. Hemos hecho un esfuerzo importante para poder hacer una buena plantilla y creo que la gente nos lo va a reconocer viniendo de nuevo al pabellón y sumándose a nuestro proyecto ahora que las condiciones de acceso vuelve a hacer posible el que los equipos puedan alcanzar los objetivos deportivos que se logran sobre la cancha”.

  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas