Noticia ►

MANNHEIM U18: Repaso del resto de las selecciones

4/10/2012 Lo de pasar en el pabell n un buen puñado de horas al d a, hace que lo del gusanillo en el estόmago sea matemático a partir de cierta hora. Por lo menos no tienes la tortura, bendita por otra parte, del constante aroma que había en el recinto de la base americana, de una parrilla donde las hamburguesas de las buenas, tenían un gran trasiego y de unos mini donuts que impregnaban el ambiente a dulzόn de repostería, que te hacía estar salivando constantemente.
|
ANTONIO RODRÍGUEZ / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

En cuantas ocasiones hemos visto a los padres de los jugadores, con las manos repletas de las citadas viandas y justificándose con un “bueno, cuando lleguemos a España, ya nos tocará la lechuga”. Ahora, la cosa cambia. Más alemán, de los de sus salchichas típicas –y fuera, nunca dentro- y unos bocadillos con sus embutidos típicos, donde sigo intentando gestionar esa hoja de lechuga tipo sábana que con mil dobles decora el bocadillo. Cuesta, cuesta. Y la bebida que te quieren meter por los ojos es ese zumo de manzana tan afamado aquí, que consigan que eche de menos el mosto.

Pero ves varios equipos, jugadores y la radiografía que se hace al panorama internacional se corresponde bastante con la realidad. Decir que todavía no han hecho su presencia por aquí los enviados de los clubes ACB. Que estarán al caer y sí algún que otro scout NBA, pero de los histόricos, de los que nunca fallan, permanecen un puñado de días y tras lo visto, a otra cosa. Ivica Ducan o el reconocible Danko Cvjeticanin (sé que Ivica lleva cedilla, pero bastante tortura tengo ya con este teclado alemán, donde colocar una tilde es labor de chinos. Ah! Que para escribir una ñ debo dar hasta cuatro teclas. Imaginen), forman ya parte de las gradas en estos torneos.

La faena de tener dos sedes es que tienes que elegir uno u otro pabellόn. Y si las distancias entre ambos no son cortas en absoluto y tampoco es nada fácil conectar con transporte público, pues a elegir el más atractivo y lo que salga. Uno se decanta claramente por el hecho de tener a la Selecciόn Española. Así que aquí, los que tocan son los serbios, griegos, australianos, rusos, chinos y estadounidenses. Porque hablar de los daneses, suena un poco a sorna, la verdad.

Este Grecia no se parece, ni de lejos, a cualquier otra selecciόn suya que haya participado aquí. Sin garra ni intensidad, ni mala leche tan siquiera. Un director de juego tímido, unos aleros que no tiran o lo hacen mal y pívots blandengues conforman su plantel. El escolta del Aris Salonica Leftheris Bohoridis, un zurdo nato, que entra bien a canasta, aunque solamente por la izquierda y Lampros Tzontzos, un ala-pívot que le pone intensidad al asunto, pero justito, justito, es lo que más destaca. Lo demás, de momento, para el olvido.

Vamos con cosas buenas: EL CHINO. En mayúsculas. Ya me avisaron antes de llegar a Mannheim. Sencillamente espectacular. Condenado a jugar en la NBA en un futuro. El país de las inmensidades en muchas cosas, ya tiene elegido el chico por el que suspirar en este deporte. Se llama Qi Zhou (o Zhou Qi si colocamos primero el apellido, como ellos suelen hacer), mide 2.13, corre la pista, bota el balόn, tiene buena mano, entra a canasta de verdadero lujo con reversos incluido, notable taponador, sabe pasar desde poste bajo…y tiene 16 años. Sí, sí, 16 primaveras el angelito. Y lo de 2.13 es casi anecdόtico, porque con lo delgado que está y los brazos que tiene, posiblemente se vaya a los 2.18-2.20. Al tiempo.

Si los chinos han perdido los tres partidos viene dado por la inexperiencia (la mitad eran juniors de primer año, o sea, con 17, y la otra mitad, aun cadetes, con 16). Y saben jugar a baloncesto. Porque Zhou no está solo. Su compañero Liu Bo, alero zurdo de 2.03, de los que también crecerá más, es otro chaval lleno de buenos fundamentos, que intentarán elevar a las más altas esferas. Mucho que esperar de estos chinos.

Sobre Serbia, equipo con muchas tablas. Nadie enamora ni por nadie se saliva. Sin embargo, todos saben su papel y a qué jugar. Con tales argumentos derrotaron a Estados Unidos en la tercera jornada (78-68). Sin errores. Bloque compacto y seguramente que tienen ausencias debido a que en sus clubes juegan minutos importantes. El base Nikola Radicevic manda y templa cuando se puedan precipitar. No es anotador, sino director con carácter. Su alero Mihajlo Andric, chico de 2 metros y constitución fuerte, no es mal tirador de larga distancia y sabe ir al rebote ofensivo. Quizás el que más proyecciόn tenga, sea el pívot Dusan Ristic, 2.06, del Hemofarm, chico aun con 17 años, con brazos larguísimos y decentes movimientos, con capacidad para intimidar. A los estadounidenses les hizo mucho, mucho daño.

Si hablásemos de los USA-guys, exceptuando la locura colectiva en la que entraron en este enfrentamiento ante los serbios, han causado una buena impresiόn. Y parecía todo lo contrario cuando vemos que tenían cuatro jugadores de raza negra y el doble en número de raza blanca, al margen que no parecían nada atléticos. Sin embargo, están más trabajados y preparados tácticamente que las otras selecciones que han desfilado por este torneo. Su entrenador, Butch Estes, parece que ha tenido tiempo para trabajar y ha sacado partido. Además, se da la circunstancia que estos chicos son juniors de último año, no como en precedentes ocasiones, que siempre venían con 17. Un pívot del estado de Tennessee de raza blanca, llamado Austin Nichols es terriblemente atractivo para el mundo NCAA. Grandes facultades físicas, buenas manos para atrapar balones, bueno en transiciones, intimidador y buenos gestos en poste bajo. El que mida 2.06 no impide que sea un pívot de los de la vieja escuela y contundente. Aun no ha decidido universidad. Quien llevan la voz cantante son dos bases de raza negra, Stevie Clark y Derrick Walton Jr., que son de los de playground, con una potencia extraordinaria para entrar a canasta, muy buena defensa y notabilísimo tiro exterior. El último ingresará en la universidad de Michigan. Y uno de los prόximos reclutamientos de Indiana, el alero alto Collin Hartman, buen tirador y contundente cercano a canasta, también gusta.

El hecho que defiendan en una zona parecida a la utilizada por Syracuse, casi todo el partido, muestra un trabajo previo. Y en ataque saben atacar defensas, aunque frente a Serbia, cuando fueron por detrás en el marcador, se volvieron locos y cada uno tiraba por su cuenta, sobre todo los dos pequeños. Será el rival de España hoy miércoles.
Australia se sentiría muy inferior si la comparamos con la selección que trajeron hace 2 años y que con demasiada facilidad se proclamaron campeones. Muy discreta, hombres altos para defensa y totalmente ineficientes en ataque, y con la sola aportaciόn de un escolta de 1.96, que eso sí, es una joya de jugador, llamado Anthony Fisher. Entra de forma extraordinaria a canasta, excelente tirador exterior, delgado pero con piernas muy potentes y pone pasión en todos los partidos. De los destacados, sin duda.

Y la selección rusa, que vuelve tras muchos años, nos trae un base que juega como escolta en este torneo, por necesidades, con piernas muy atléticas, gran explosividad, anotador compulsivo y excelente tiro exterior: desde el Triumph, Mikhail Kulagin, que si bien sufriό con nuestra defensa, pero es de los de mentalidad anotadora más que director. Bueno en el bloqueo y continuación, son de esos jugadores que leen el momento adecuado para levantarse en suspensión y anotar con facilidad. Para seguirle.
En prόximas jornadas intentaremos evaluar otras selecciones, porque tanto Italia como Turquía, se tornan excitantes. Que la libreta -que yo soy de libreta todavía, que lo del IPad no me ha ganado-, siga llenando páginas con buen material. Que para eso estamos en Mannheim.
Publicidad
  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas