Noticia ► COPA DE LA REINA 2016

CONTRACRÓNICA: Del insomnio a un MVP abandonado entre la locura más absoluta

2/8/2016 Gradas repletas, bufandas al aire y emociones a flor de piel fueron las señas de identidad más visibles de una Copa de la Reina cuya final pasará también a la historia por las diferentes anécdotas acontecidas entre bambalinas. Miradas, gestos, elementos motivacionales y la locura más absoluta marcaron el devenir de una mañana de domingo disfrutada como nadie por las “minions”.
|

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Instituciones, equipos, jugadoras, aficionados, espectadores… Muy pocos podrán olvidar lo vivido durante el pasado fin de semana sobre la cancha de un José Antonio Gasca que se empeñó en hacer un poco más grande la historia del baloncesto femenino.

Con una ciudad de San Sebastián entregada a la Copa de la Reina, el CB Conquero estrenó -y de qué manera- un palmarés que será recordado por el colorido de su afición, por el coraje de su plantilla o por el MVP conquistado por Adaora Elonu. Pero, como no podía ser de otro modo, no podemos despedir la primera gran cita del 2016 sin “destripar” algunas de las anécdotas y curiosidades que dieron pie a la mañana más mágica en la historia de un club cuya celebración se convirtió en la locura más absoluta, aquella anticipada por su técnico y disfrutada como nadie por sus “minions”.


CONTRA SEMIS: El deseo de las “minions” onubenses


Insomnio nocturno a través de las redes:

Seguramente no son pocas las veces que habrán leído a los principales referentes deportivos eso de que después de un partido resulta sumamente complicado el poder conciliar el sueño. Ya sea por el cansancio físico o bien por el postpartido que sigue jugando el cerebro tras el bocinazo final, el insomnio suele ser el compañero de viaje menos apetecible.

Un factor del que no pudieron escapar las protagonistas de una final que dieron no pocas vueltas en sus camas repasando aún en su cabeza lo acontecido en las semifinales a la par que trataban de adelantarse al madrugador encuentro del domingo. Los últimos whatsapps del día así como el último vistazo a las redes sociales con algún que otro retweet delataban sin quererlo a unas jugadoras que, cruzado el ecuador de la media noche seguían intentando aliarse con Morfeo.


Gestos, miradas, más gestos y… ¿Adora?

Transcurrida la noche, y tal y como había sucedido durante las semifinales, los gestos y miradas se apoderaron del calentamiento de uno y otro equipo. Quizá el mejor modo de tratar de intuir las ideas y pensamientos que merodeaban las cabezas de unas jugadoras cuyo estado anímico era realmente diferente en la hora previa.

A un lado, la seriedad y concentración de un Perfumerías Avenida acostumbrado a jugar una final tras otra y en el que Jacki Gemelos separaba cuerpo y mente con un calentamiento en el que sus estiramientos imposibles sobre el parqué chocaban con su mirada perdida puesta ya en el salto inicial del encuentro. Una condición aplicable a la gran mayoría de jugadoras perfumeras tras el “ready for the war” con el que Vanesa Gidden espoleaba a sus compañeras y de la que escapó su rival, un CB Conquero cuyo estado anímico era totalmente opuesto.

Risas, bromas y piques continuos en los diferentes ejercicios de tiro se apoderaban de un equipo empeñado en disfrutar de su día desde el inicio del calentamiento. ¿El motivo? Muy pronto lo descubriremos… Pero no sin antes delatar a las más jóvenes del equipo, una Alba Prieto encargada de portar parte del material del equipo hasta la pista, así como una Andrea Alcántara que escribía cuidadosamente en cada botella el nombre y el número de sus compañeras. El precio asumido por todo junior en un equipo con el que, sin saberlo, estaban a punto de hacer historia.

Pero… ¿Dónde estaba Adora Elonu? Con todas sus compañeras así como las diferentes rivales sobre la pista, la norteamericana de origen nigeriano ejerció como la última en pisar un rectángulo de juego en el que ingresó con toda la calma y serenidad del mundo, como si algo en su cabeza se empeñara en adelantarla lo que estaba a punto de suceder en la mañana más mágica tanto para su equipo como para la futura MVP de la Copa.


Sueños y locura entre los elementos motivacionales:

Con las gradas tiñéndose de colorido y las aficiones jugando su particular encuentro ambos equipos se retiraron al túnel de vestuarios para la última arenga de sus técnicos. Allí, tanto Alberto Miranda como Gaby Carrasco trataban de tocar la fibra sensible de sus jugadoras recordando las charlas motivacionales que habían acontecido en las horas previas…

Las niñas del Avenida: Acostumbrados a jugar una final tras otra, el cuerpo técnico del CB Avenida es ya todo un experto en eso de los vídeos motivacionales. Un clásico que no faltó en esta Copa y en el que Alberto Miranda apeló al sentimiento de las jugadoras de su equipo recordándolas sus sueños de niñas en los que fantaseaban con la posibilidad de jugar finales para poder ganar títulos. Unos emotivos minutos rematados con imágenes de juego junto a “La inteligencia de Silvia, la magia de Leo, el poder volar como Astou…”.

Un vídeo que dio sus frutos y cuya producción encontró su segunda parte en la mañana del domingo tras el desayuno con un vídeo en el que su técnico apeló al sentimiento de orgullo y la evolución del equipo a la hora de vencer el cansancio aunque, en esta ocasión, su resultado no fue el deseado ante un Conquero que, mientras tanto, apelaba a la locura.

La locura del Conquero: Poco necesitó Gaby Carrasco para sacar lo mejor de unas jugadoras extra motivadas ante la gran cita copera. En su charla previa en el interior del vestuario, el técnico tan sólo tuvo que recordar a sus chicas aquella frase con la que había comenzado la semana sobre la pista del Andrés Estrada a un millar de kilómetros de la final. Un “disfrutad de esta final desde la locura”. Un consejo que explica la actitud alegre, relajada y distendida durante las horas previas de sus jugadoras y con la que se entiende su apetito de cara a una final en la que el sentimiento de equipo resultó más valioso que nunca.

 

El éxito de un MVP abandonado:

Poco podríamos contar de lo acontecido sobre la pista que escapara a las cámaras de Teledeporte pero si hubo un gesto que marcó el encuentro ese fue la mirada cómplice entre Itziar Germán y Lucy Pascua en torno al minuto 38 de partido. Con los ojos como platos, ambas jugadoras buscaban sus respectivas miradas en el banquillo hasta encontrarse. Las palabras sobraban y sus ojos lo decían todo: “¡Vamos a ser campeonas de Copa!”.

Acto seguido comenzó la fiesta, las lágrimas, los abrazos, las felicitaciones… Una Itziar Germán en pleno estasis recogía la copa, una María Pina exultante realizaba varios pases de pecho con la bandera de Huelva a modo de capote y la recién nombrada MVP…. ¡Seguía igual de tranquila! Y es que Adaora Elonu había dejado abandonadas tanto la réplica de campeonas como un trofeo acreditativo del MVP que descansaba bajo el banquillo mientras la norteamericana festejaba el título desde la tranquilidad y, sobre todo, la humildad: “Si vosotras sois felices, yo soy feliz”, espetaba a sus compañeras.


Del técnico “sin palabras” a la fiesta sin límites:

Mientras tanto, a tan sólo unos metros, el técnico Gaby Carrasco cumplía con la tradición del campeón protagonizando la última rueda de prensa en ese atípico escenario del frontón de Anoeta. Un lugar en el que sus diferentes protagonistas habían sido todo un ejemplo de sinceridad durante toda la fase final y al que el recién laureado técnico llegó sin palabras: “Sabéis que me encanta hablar pero… ¡hoy no sé qué decir!”.

Pero… ¡A pocos engañó con esta afirmación! Ya que le bastaron tan sólo unos segundos para coger carrerilla llevado por la emoción que supuso la conquista de un título que se celebraba ya intensamente en el vestuario.

Con Itziar Germán abrazada a una copa que no prestaba absolutamente a nadie… “Es mía, mi tesoro” gritaba la capitana de un equipo que se desmelenaba al ritmo de la música de María Asurmendi al ritmo de “La Gozadera” perfectamente bailada por Rosó Buch. Un ritmo del que se apoderó un equipo en el que no faltaron los selfies, las fotos de recuerdo y unas duchas de campeones de las que no se escaqueó el cuerpo técnico, o al menos todos menos uno ya que Gaby Carrasco se entretenía sobre la pista con una foto tras otra: “A mí me van a pillar…” confesaba entre bromas el preparador onubense.

Y todo esto en mitad de una fiesta en la que las juniors Andrea Alcántara y Alba Prieto se convirtieron en protagonistas de excepción levantando a sus compañeras desde las duchas al grito de “campeooooonas de Copa”. Sin duda las protagonistas más felices de una fiesta que, tal y como les habíamos contado horas antes, anticipó una de las dos “minions” onubenses una Alba Prieto dueña de los cálcetines de la final.

La tarde avanzaba y Conquero disfrutaba… Por delante un millas de kilómetros de vuelta a casa con los que seguir sintiéndose campeonas porque el CB Conquero Wagen es ya parte de la historia.

Conquero creció "desde la locura" (Foto: A.Nevado/FEB)
  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas