Noticia ► ADECCO ORO

Francesc Solana: “Un equipo es la suma de estados de ánimo”

3/18/2013 El Director Deportivo del B.C. River Andorra gestiona desde la discreción y eficacia los pasos de un club que lleva varias temporadas avanzando en el panorama baloncestísitico español. Francesc Solana (Lleida, 1972) mantiene la calma ante un reto histórico.
|
Miguel Panadés

Se van descontando jornadas y lo que hace unos meses parecía una utopía empieza a adquirir formas reales. B.C. River Andorra está a un par de pasos del ascenso directo a la Liga Endesa y consigue hacerlo desde un proyecto basado, como la mayoría de todos los de la Adecco Oro, en la sensatez y la humildad. “Intentamos que la gente esté tranquila y que mantenga nuestro principal valor a lo largo de toda la temporada: el equilibrio. Hemos sabido gestionar bien los estados de ánimo tanto en las rachas de victorias como cuando ha aparecido la derrota”. Habla Solana, un exjugador ACB que muy pronto decidió aplicar desde los despachos toda la experiencia adquirida en la pista. “Haber jugado te permite entender mejor las reacciones de los jugadores, saber lo que les pasa por la cabeza en determinados momentos y, a partir de ahí, poder ayudarles a recuperar su nivel”. Contacto directo con el equipo, apoyo absoluto al entrenador, interlocución con la directiva. La labor del Director Deportivo requiere de una visión transversal que abarca todos los aspectos influyentes en el un club. Una buena y sólida gestión en los despachos acaba siempre teniendo repercusión en la pista. Forma con Peñarroya un tándem ideal. “Como director deportivo intento facilitar el máximo el trabajo del entrenador manteniendo una relación fluida, relacionada directamente y ofreciéndole mi opinión desde fuera”.

EL PERFIL DEL JUGADOR Y ENTRENADOR ADECCO
Dicen que los campeonatos empiezan a ganarse en el mes de junio de la temporada anterior. Cuando se define entrenador y jugadores. Eso es lo ideal aunque la realidad de muchos clubes, desconocedores de su futuro hasta el último momento, obliga a los Directores Deportivos a reaccionar rápido ante las diferentes opciones del mercado. Elegir bien a los jugadores que emprenderán el viaje hacia el éxito se convierte en decisivo para el resultado final. “Los perfiles de jugadores que siempre hemos buscado son los de gente “con hambre”, con capacidad para implicarse, para comprometerse con lo que representa el equipo. Cuando un jugador siente el equipo como algo propio aumenta su rendimiento. Al final el baloncesto es un deporte de equipo y un equipo es la suma de estados de ánimo”.

Y de la misma manera que Solana tiene claro el perfil del jugador que quiere en el club, su experiencia como jugador, 14 temporadas ACB y 1 Liga Adecco, le ha permitido conocer diferentes tipos de entrenadores y por lo tanto saber cuáles pueden adaptarse a los diferentes proyectos.  “El secreto de los entrenadores es su capacidad para transmitir a los jugadores su ambición. Y eso puede llegar de la mano de un técnico debutante o de uno experto. En la Adecco Oro encontramos perfiles de entrenadores jóvenes que inician su trayectoria desde la competición otros como puede ser Casadevall o Costa, con experiencia y también ambición”.

LA IMPORTANCIA DE RESPETAR LA COMPETICIÓN
Francesc Solana profundiza sobre una competición que, en una versión reducida a catorce equipos, condensa calidades, emociones y, en consecuencia, máxima exigencia de principio a fin. “La Adecco Oro es una liga supercompetitiva en la que se ha demostrado que todos pueden ganar y perder con todos sin que eso signifique ninguna gran sorpresa. Pienso que Ford Burgos tiene claramente el mejor equipo y un gran entrenador pero tras ellos, el resto formamos plantillas muy equilibradas”. Y, en ese marco de dificultad, acertar con las expectativas o, en caso de equivocarlas, hacerlo por exceso de modestia, también aparece en la hoja de ruta como un valor a tener muy en cuenta. Los equipos que deben variar su guión a la baja suelen sufrir situaciones muy desagradables mientras que aquellos que, como es el caso de B.C. River Andorra, parten sin más ambición que la de competir siempre al máximo, pueden crecer cuando aumentan sus objetivos.  “Nuestro secreto ha sido que desde el primer día hemos respetado la competición y a todos los rivales. Y en lo que nos queda seguiremos haciéndolo. Ahora que estamos muy cerca es importante estar mentalmente preparados para afrontar con equilibrio cualquier adversidad que se produzca”. Solana además destaca, como un valor decisivo, que “el hambre y ambición de nuestro equipo se refleja cada día en los entrenamientos. Los partidos son el reflejo de ese trabajo y ahí creo que se marca alguna de las diferencias”.

Y claro, llegados a este punto, la palabra ascenso, la competición Liga Endesa, las valoraciones de tipo económico y deportivo que conlleva esa posibilidad ya real, se convierten en inevitables. Frances Solana no rehúye el tema y, al contrario, lo afronta con la naturalidad propia de quien ya ha vivido, aunque desde la pista, situaciones similares. “Desde hace tiempo trabajamos en el hipotético escenario de un ascenso a Liga Endesa. Los mensajes que recibimos del entorno son positivos por lo que nos sentimos muy ilusionados ante esa posibilidad. Pero, como siempre ha sido en los últimos tres años, vivimos esta posibilidad con la tranquilidad necesaria”. Todo a su tiempo.
Publicidad
  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas