Noticia ►

IBAKA: "Voy a jugar con España siempre que me llamen"

9/1/2012 El pívot de la selección española es entrevistado en las páginas del diario MARCA desde Johannesburgo, donde lidera una iniciativa solidaria de Baloncesto sin Fronteras. El pívot de Oklahoma confiesa su amor eterno a la selección.
|
EDUARDO SCHELL / MARCA

Al otro lado del teléfono suena la voz de un hombre tranquilo. Serge Ibaka (República del Congo, 1989) está en Johannesburgo liderando un programa de Baloncesto Sin Fronteras con la NBA. El pívot de Oklahoma y de la ÑBA atiende a MARCA por teléfono. Es pura amabilidad. Se le ve feliz.

PREGUNTA. Subcampeón de la NBA y plata olímpica en un mes. ¿Lo imaginaste?
RESPUESTA.Ha sido un verano increíble y la medalla de plata es un éxito tremendo. Ha sido algo que jamás olvidaré. Lo he disfrutado mucho.

P. ¿Vio muy cerca el oro?
R. Lo tuvimos ahí, lo rozamos. Estuvo muy cerca. Lo intentamos al máximo, lo dimos todo y luchamos hasta el final, pero enfrente teníamos a un rival de otro nivel.

P. Ellos tuvieron que jugar con sus cinco mejores jugadores para llevarse la gloria.
R. Sí, es algo que ha de hacernos sentir más orgullosos. Lo importante es que ganamos una medalla olímpica, que es algo tremendo. Que sea de plata y cómo la ganamos le da un grandísimo valor.

P. Segundo año con España y segunda medalla. El oro europeo y la plata olímpica.
R. Sí, tremendo. Dos medallas seguidas, soy un afortunado. Por lo que he ganado y por poder estar en este equipo con estos compañeros. No todo el mundo puede decir esto. Para mí ha sido un lujo.

P. ¿Le seguiremos viendo en la selección?
R. Yo voy a trabajar muy duro para seguir mejorando como jugador y poder estar listo por si me llama la selección. Estaré listo siempre que me quieran, porque para mí es un orgullo poder representar a España y vestir esa camiseta con estos grandes compañeros. Jugaré con España siempre que me llamen.

P. Tras los Juegos se apuntó desde algunos medios de comunicación que usted estaba descontento y meditaba no volver a la selección.
R. Es falso, rotundamente falso. ¿Cómo no voy a querer volver si yo fui el que quiso jugar con España? No quiero dejar la selección de ninguna manera, siempre he dicho y diré que estoy y estaré muy orgulloso, de corazón, de poder jugar y representar a España.

P. ¿No estaba molesto con el rol que tenía en el equipo?
R. Lo importante es ganar, uno no siempre puede jugar bien y cuando no juegas bien o no tienes un buen partido, estás muy serio y enfadado, pero contigo, no con mis compañeros. Yo lo he pasado muy bien con ellos. Ellos me respetan por mi trabajo, por lo duro que trabajo y por mi esfuerzo. Es un orgullo que me respeten. Esta es una selección, que es muy distinto a un club. Aquí estás dos meses juntos y la relación es muy buena con todos. Me han ayudado desde el primer día entrar en la dinámica del equipo.

P. Qué mensaje de felicitación le hizo más ilusión?
R. Muchos, de verdad, fue algo tremendo. Tuve mensajes de móvil y muchos en Twitter que me decían: "Estamos muy orgullosos de que nos representes", u "ojalá disfrutemos mucho tiempo de ti". A mí esto me hace sentirme feliz, orgulloso y muy querido.

P. Y tras los Juegos, nuevo contrato en Oklahoma que le consagra definitivamente como una estrella.
R. Siempre he dicho, y esa es mi filosofía, que cuando trabajas duro acaban llegando los frutos. Pero yo no me conformo con esto. Me queda mucho por aprender y mejorar y voy a seguir trabajando muy duro, ahora con más razón. Siempre hay espacio para progresar y aprender, y el mejor ejemplo de todos lo tengo en Pau Gasol, que es uno de los mejores del mundo y de la historia. Él es una estrella, un all star, y no para de trabajar para mejorar. Es un ejemplo a seguir. He entrenado con él, veo cómo trabaja, he jugado con él y me siento un afortunado.

P. En su afán por mejora tenía pensado visitar este verano a Olajuwon, que dirige un campus de perfeccionamiento en Houston.
R. Sí, pero al final no he podido hacerlo por problemas de agenda, es una lástima.

P. Y en breve arranca la temporada con Oklahoma. Se les va a exigir mucho.
R. Sí, normal. Es más presión, pero en el sentido positivo, porque quiere decir que estamos haciendo las cosas bien. Nadie puede exigirme más de lo que yo me exijo cada día. Quiero mejorar y me presiono y motivo más que nadie.
Serge Ibaka, comprometido con la selección (Foto: Alberto Nevado)
Publicidad
  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas