Noticia ►

RICKY RUBIO: “Solo pienso en volver a jugar"

8/26/2012 El Ricky más personal abrió las puertas de su casa a SPORT para hablarnos de su recuperación y de su enorme deseo por volver a pisar una pista. “Solo pensar en volver a jugar... se me pone la piel de gallina"
|
MAITE ANTÓN / DIARIO SPORT

Han pasado cinco meses desde su operación. La mitad del camino ya está recorrido. Ricky Rubio aún no quiere poner fecha a su regreso, pero confía en que diciembre vuelva a ser el mes de las buenas noticias, como cuando el año pasado cumplía en Navidad su sueño de debutar en la NBA. Se esfuerza al máximo cada día en su rehabilitación para volver a sentirse jugador, por ahora solo lo hace por las noches cuando sueña con su reaparición. Un Ricky sincero, maduro y muy positivo recibió a SPORT en su casa.

Sin Juegos Olímpicos, con sesiones de rehabilitación diarias... un verano muy diferente al que deseabas. ¿Cómo lo vives?

Es cuando he tenido más tiempo para mí, pero ha sido el verano más difícil porque lo echo de menos todo: jugar, ir a la selección, haber estado en los Juegos. Al menos la parte buena es haber vuelto a casa... Sí, estar mucho tiempo en casa va bien y te olvidas un poco de la lesión, aunque son vacaciones a medias porque la mitad del día me lo paso en rehabilitación.

Han pasado cinco meses desde tu operación, ¿en qué fase de la recuperación estás?

Me faltan dos semanas de musculación y luego comenzaré a correr. Es la última etapa y ya te sientes un poco jugador, pues hasta ahora la pelota la he podido tocar muy poco. Primero empezaré a correr, a coger agilidad, luego a entrenarme y después jugar. ¿Cuándo calculas que podrías reaparecer? Ante todo quiero que cuando vuelva esté al cien por cien, sin riesgo de recaer y que físicamente pueda volver a ser el jugador de antes. Espero estar en diciembre, pero puede ser antes o después. No nos ponemos una fecha, por ahora solo tenemos la del 10 de septiembre, cuando tengo visita con mi médico en Colorado.

¿Aún tienes miedo de no volver a ser el mismo?

Cada vez menos, pero cuando en los primeros meses no puedes casi ni caminar bien, ves lejos volver a ser jugador. El primer mes, por ejemplo, no veía que pudiera volver a serlo por los dolores que tenía, porque la flexión no era la que tenía que ser, todo era difícil y eso te hace daño física y mentalmente.

¿En qué ha cambiado Ricky estos cinco meses?

He madurado. La vida te pone pequeños obstáculos que tienes que superar y yo ya he tenido unos cuantos, como cuando no estaba a mi mejor nivel en algunos momentos y, ahora, a nivel físico que me impide jugar.

¿Cuál es tu truco para mantenerte positivo?

Una de las cosas en las que he pensado es en el karma, en que si ves el lado positivo y haces una buena acción, te la devuelven con otra buena. Siempre intento ver el vaso medio lleno, aunque en algunos momentos es muy difícil verlo así.

¿Has imaginado tu regreso?

¡Muchas veces! Empiezo a pensar y sueño en que ya no tengo la lesión y juego partidos, y encima juego bien (risas). Solo pensar en volver... se me pone la piel de gallina. Hay momentos en los que crees que puedes hacer más cosas de las que haces y por mí ya hubiera empezado a correr, pero tienes que frenarte.

Piensa en los Wolves que te esperan con Love y caras nuevas como Kirilenko y Shved. ¿Los objetivos serán más ambiciosos?

Encima ponen caramelos para que sienta más envidia de no poder estar con ellos desde el principio (risas). Es un equipo ilusionante y tenemos un objetivo claro: estar en play-off. El propietario ha puesto más dinero, el General Manager ha apostado por veteranos y jóvenes a la vez y la clave es el técnico Rick Adelman.

¿Qué tal es la vida en la fría Minnesota?

La he conocido más al estar lesionado y es una ciudad a la que me he adaptado muy bien. La gente es muy amable y no hay presión como en Los Ángeles o Nueva York. Los fans viven mucho los partidos y aún a estando a diez bajo cero te esperan a la entrada del párking para pedirte un autógrafo. Yo me paraba y siempre veía a los mismos y pensaba que tendrían la casa llena de autógrafos hasta que uno del equipo me dijo que ¡los vendían!

Los Lakers de su amigo Pau Gasol se han reforzado con fichajes de calidad como Steve Nash y Dwight Howard. ¿Cómo lo ves?

Creo que nos robarán el anillo (risas). Nash es una pieza que hacía falta a los Lakers, pondrá orden y Howard es uno de los pívots más dominantes de la NBA. Junto a Kobe y Pau serán cuatro piezas clave y favoritos al título.

Nash es uno de los jugadores de la NBA que te ha parecido más cercano...

Me felicitó por toda la temporada que llevaba cuando sería yo el que tendría que arrodillarme delante suyo por toda su trayectoria. Es un ídolo para mí.

Cuando estabas en Europa decías que la NBA era un sueño. ¿Lo es?

Aún lo sigue siendo. Cada vez que lo pienso y que hablo con mis amigos que he jugado una temporada en la NBA... es algo que no podía imaginar, y encima jugar finales de partidos importantes o el All Star de rookies. Es un sueño cumplido. Esperaba mucho de la NBA y es aún mejor.

¿En qué aspectos?

Todo en general, dan muchas facilidades a los jugadores, el espectáculo y el nivel de juego es muy alto, es muy divertido de jugar.

¿Más que en Europa?

Sí, es diferente pero personalmente encuentro más divertido jugar en la NBA. No hay tanta táctica ni en defensa ni tampoco en ataque, pero hay un talento y un nivel físico muy alto que hace que el espectáculo suba mucho. Son diferentes formas de jugar a baloncesto y para el espectador es más vistoso un partido de la NBA que de Europa.

Hablando de Europa, ¿cómo valoras el nuevo Barça Regal?

Ha cambiado su juego interior, excepto Lorbek. Es uno de los jugadores más talentosos con los que he jugado y creo que es el mejor ‘fichaje’. Y habrá que ver cómo está Navarro físicamente, pero se ha hecho un equipo para luchar por todos los títulos.

Cambiando de tercio. Estuviste en Londres para animar a la selección española, ¿qué faltó para batir a Estados Unidos?

¿Que no estuviera Durant? (risas). La cuarta falta de Marc Gasol en el segundo cuarto afectó porque podríamos haber apretado más en el juego interior. Se lo pusimos muy difícil, yo estaba detrás del banquillo de Estados Unidos y veía que tenían miedo. España jugó una final incluso mejor que la de Pekín. Estamos haciendo historia y llegará un día en el que incluso podemos ganar.
 
¿En los Juegos de Río de Janeiro con Ricky ya de vuelta?
Espero estar ya curado en cuatro años (risas). Tanto la Federación Española como los clubs están trabajando muy bien con los jóvenes y a lo mejor físicamente no estamos como ellos, pero en talento y técnica hay momentos en los que les superamos.

Para acabar, este año te ha hecho darte cuenta de...

Que hay que disfrutar de lo que estás haciendo porque a lo mejor mañana no puedes. Tú juegas cada día y no ves lo afortunado que eres de hacerlo, después de estar en la NBA y de jugar a un nivel tan alto, y de golpe una lesión lo para todo... Esto te hace apreciar aún más los buenos momentos que has tenido y ver que a veces te preocupas por cosas que no son tan graves. Hay que ser feliz cuando se puede, y valorarlo.
Ricky Rubio partirá a EEUU en dos semanas (Foto: Sport)
Publicidad
  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas