Noticia ►

U20M: Luchando por romper el molde

2/23/2012 Una generación como la de los Juniors de Oro del 80 es prácticamente irrepetible. Pero lo mismo pensaba el baloncesto español tras disfrutar de la generación del 59 (Epi, Iturriaga, Romay…) que protagonizó el primer Boom del deporte de la canasta en España. Hasta el momento la estadística demostraba que cada 20 años aproximadamente una generación se salía de lo común. La Selección U20 que dirigirá Luis Guil el próximo verano, con el Eurobasket de Eslovenia en el horizonte, quiere romper ese molde en la mitad de tiempo. Tiempo de retos. El reportaje completo de Tiro Adicional
|
KIKO MARTÍN

Han tenido que pasar 20 años para que 1992 se encuentre ante la última oportunidad para limpiar su memoria histórica. El año de los Juegos de Barcelona, del tristemente célebre ‘Angolazo’ que supuso la destitución de Antonio Díaz Miguel y sumergió al baloncesto español en una crisis sin precedentes era recordado hasta el momento como una fecha maldita. Pero un grupo de jugadores de los que algunos nacieron el año de la cita olímpica pueden cambiar la historia. No vieron a la selección española haciéndose fotos con el ‘Dream Team’ de Magic Johnson y hoy son depositarios del trabajo realizado durante muchos años para que “estas generaciones miren a la cara a los americanos antes de un partido y crean que vencerles es posible. Sus mayores les han enseñado el camino y sería precioso que muchos jugadores de esta generación llegaran a intentarlo con la Selección Absoluta” manifiesta el Presidente FEB, José Luis Sáez.

UN BOOM CADA 20 AÑOS… ¿PUEDE REPETIRSE EN 10?

En los años 80 la generación de jugadores de 1959, con algún refuerzo del 58, tomó la selección nacional con 7 representantes de los 12 jugadores con los que habitualmente contaba Antonio Díaz Miguel para compromisos como el Eurobasket de Nantes 83 (Plata), Los Juegos Olímpicos de Los Ángeles’84 (Plata) o el Mundobasket de España’86 (Quinto). Nacho Solozábal y Chicho Sibilio (58) se unieron a Jou Llorente, Epi, Iturriaga, Beirán y Fernando Romay (59) como columna vertebral de un equipo de ensueño que completarían Fernando Arcega (60), Fernando Martín y Andrés Jiménez (62) junto al veterano capitán Juan Corbalán (54) quién lo dejaría tras el éxito de Los Ángeles.

21 años después nacía la generación de Oro del Baloncesto Español. 1980 es el mágico año en el que surge un grupo que ha llegado a aportar 8 representantes a la Selección absoluta (Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Raúl López, Felipe Reyes, Carlos Cabezas, Berni Rodríguez, Antonio Bueno y Germán Gabriel). Cifra que crece hasta los 10 si la combinamos con el 81 (José Manuel Calderón y Sergi Vidal) convirtiendo a este grupo en el más brillante de la historia en una década para el recuerdo en la que destacan los Oros consecutivos en los Eurobasket de Polonia’2009 y Lituania’2011, así como la Plata Olímpica en 2008 o el Mundial en Japón’2006.

EL VERANO DE LOS RETOS

Las comparaciones de estas estrellas con los integrantes de la generación del 92-93 son inevitables. Alex Abrines recuerda hasta físicamente a Rudy Fernández aunque él se identifica también con su referente de club, Berni Rodríguez; Dani Díez mimetiza movimientos con el argentino Andrés Noccioni; Julen Olaizola se parece por momentos a Iñaki De Miguel por su fortaleza no exenta de inteligencia en la pintura; Jorge Sanz ha adquirido ademanes de Prigioni tras compartir vestuario con él en el Real Madrid y Jaime Fernández reúne alguna de las virtudes de Sergi Vidal y el descaro de Juan Carlos Navarra… comparaciones no aisladas en una generación que ya puede presumir de trayectoria ligada al brillo del oro y que podría soñar con un impacto similar en la Selección Absoluta al de las dos grandes hornadas de su historia. Un listón altísimo que, para el Director Deportivo, Ángel Palmi, “debe servir de motivación y no de presión. En el Baloncesto Español se ha demostrado que la exigencia y el carácter competitivo acompaña a las selecciones nacionales. En este caso estamos ante un grupo en el que, por la calidad de sus individualidades, y la extensión de sus efectivos podríamos disfrutar de un buen número de ellos en la Selección Absoluta a partir de 2014. La temporada pasada ya nos regalaron una sinfonía de baloncesto en U18 y reciben el refuerzo de unos mayores que ya saben lo que es conquistar el Oro Europeo en categoría U20”.

Se habría logrado, en ese, caso completar una renovación generacional al máximo nivel en la mitad de tiempo de lo que aconteció en la historia más brillante del Baloncesto Español. Un reto ambicioso pero factible para la considerada como la mejor cantera de Europa que afronta un verano de retos.

El reportaje completo de Tiro Adicional



Publicidad
  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas