Noticia ► LIGA LEB ORO

Cafés Candelas Breogán culmina su histórica reconquista

4/13/2018 Han necesitado de 12 años de travesía a través de la Liga LEB Oro pero el Cafés Candelas Breogán es desde esta noche nuevo equipo de Liga Endesa tras certificar su título como campeones 2017/18. Una reconquista histórica sustentada en la dirección de un Natxo Lezkano con mano de hierro y en el trabajo de una plantilla comprometida con el sentimiento de un club respaldado por la masa social más amplia de la competición.
|

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Con algo más de cincuenta años de historia en la que han ejercido como todo un pilar del baloncesto gallego y uno de los principales referentes del baloncesto nacional, en el Cafés Candelas Breogán tenían clavada una espinita que se había ido haciendo grande desde la noche de un ya más que lejano 15 de mayo del año 2006.

Y es que desde entonces, la entidad lucense ha peleado año a año con esa garra propia de sus valores como club por su retorno a una Liga Endesa que ha regresado en el día de hoy a Lugo tras el triunfo que ha proclamado al equipo como campeón de la Liga LEB oro 2017/18. Un encuentro ante el Sammic ISB en el que los hombres de Natxo Lezkano afrontaban el primero de los tres match-ball que la competición había puesto en sus manos y en el que, como no podía ser de otro modo, estuvieron a la altura de las expectativas.

Así comenzaba una larga noche en una ciudad que se reconciliaba de este modo con su propia historia tras doce años en los que el baloncesto había generado una deuda histórica con el CB Breogán.

 

De un 15 de mayo de 2006 a un 13 de abril de 2018:

Con una climatología más propia del invierno que de una tarde-noche primaveral, el día había amanecido lluvioso en una ciudad de Lugo que pasaba una nueva hoja en el calendario. Con ella, la capital lucense contaba su día número 4.351 desde que se despidieran de la Liga Endesa allá por la temporada 2005/06.

Eso sí, este 13 de abril de 2018 había nacido dispuesto a no ser un día más en la historia del equipo celeste. Una jornada a la que los jugadores gallegos habían llegado como líderes de la Liga LEB Oro y con la primera posibilidad de certificar un ascenso con tres oportunidades gracias a los dos triunfos de ventaja y el average sobre sus perseguidores a falta de las tres últimas jornadas.

Con más de 6.000 almas en las gradas y tras una semana respirando baloncesto en sus calles, Lugo no podía fallar y así lo entendieron sus gladiadores, una plantilla construida para ganar y que comenzó a cambiar el curso de la historia desde su primer entrenamiento en un lejano mes de septiembre.

 

Experiencia y compromiso, las claves del éxito:

Ya por aquel entonces comenzaba a intuirse que el roster del Cafés Candelas Breogán tenía un toque especial. Liderados de nuevo desde la banda por un Natxo Lezkano conocedor como pocos de la competición y capaz de obtener lo mejor de todos y cada uno de sus jugadores, los lucenses protagonizaron de nuevo su ya habitual buen inicio de temporada elevando su imbatibilidad hasta los 11 partidos (11-0).

Ni siquiera la doble derrota sufrida a domicilio ante Levitec Huesca y Sáenz-Horeca Araberri pudo tambalear los ya sólidos cimientos de un equipo que continuó imparable con su trayectoria logrando la clasificación para la Copa Princesa de Asturias. Con la primera gran cita del año disputándose por primera vez en sus dominios, el Cafés Candelas Breogán no falló sumando ante el ICL Manresa el segundo título copero a unas vitrinas que comenzaban a engalanarse a la espera de un nuevo inquilino.

Con la segunda vuelta por delante y tanto ICL Manresa como CB Prat apretando con fuerza, la garra del capitán Salva Arco, la dirección del siempre impecable Ricardo Úriz, la revolución llegada desde las manos de Christian Díaz, la fortaleza de un Emir Sulejmanovic en crecimiento constante o el poderío físico del MVP Matt Stainbrook terminaron por colocar a los celestes en la posición idónea a falta de tres jornadas.

A un triunfo del ascenso y con tres oportunidades, la ilusión se desataba de nuevo en una ciudad volcada con su equipo.

 

Y llegada la noche, Lugo se reconcilió con el baloncesto:

Ya sobre la cancha del Pazo las dudas no tardaron en despejarse con un encuentro en el que el Sammic ISB planteó una dura batalla pero en el que cerca de 6.000 Breoganistas llevaron a su equipo en volandas. La plantilla disfrutaba sobre la cancha y el bocinazo final no hacía otra cosa que confirmar que Lugo tenía al fin licencia para soñar.

Una noche de esas que la familia del Cafés Candelas Breogán ya nunca olvidará…

La fición llevó al equipo hasta la Liga Endesa (Foto: FEB)
  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas