Noticia ► LIGA LEB ORO

Rio Ourense y la reinvención de las décadas prodigiosas

9/24/2017 Pocos pabellones encierran tras de sí un poco histórico mayor que el de un Pazo que tendrá que acostumbrarse este año a un buen número de caras nuevas tras la profunda renovación sufrida en una plantilla para la que su mejor garantía volverá a estar al frente del banquillo. Allí, Gonzalo García de Vitoria cumplirá su quinta temporada consecutiva en un COB obligado a reinventarse durante el verano para poder disfrutar de nuevo de una Liga LEB Oro en la que su empeño será el mejor aval para poder crecer con el paso de las semanas.
|

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Ha sido un verano de números y llamadas pero sobre todo de muchos vídeos el vivido en las oficinas de un Pazo Paco Paz acostumbrado a acoger sobre su pista a un buen número de jugadores de referencia a lo largo de su historia. Apellidos de esos que marcan diferencias por sí solos y que este año han quedado alejados de sus posibilidades a la hora de sumergirse en un mercado en el que la economía ha marcado todos y cada uno de sus pasos.

Con un presupuesto similar al del pasado curso pero con la gran mayoría de las piezas de su vestuario revalorizadas para optar a contratos superiores, a Gonzalo García de Vitoria le ha tocado reinventarse a la hora de construir la que será su quinta plantilla consecutiva en una ciudad de Ourense a la que llevó a lo más alto tan sólo tres temporadas atrás.

Pero como si de una vuelta a los orígenes se tratara, en el Rio Ourense tiene claro que cada curso supone una nueva oportunidad para poder comenzar de cero en una Liga LEB Oro en la que se mueven cada año con la misma ilusión que les llevó a ser uno de los equipos de referencia en la Liga ACB durante la década de los 90, a ejercer como candidatos a todo en unos años 2000 en los que firmaron su primer retorno a la máxima competición o a ser el equipo revelación durante diferentes temporadas en unos años 10 en los que firmaron incluso un ascenso contra pronóstico.

Aunque si algo tienen claro en el nuevo vestuario ourensano es que, para poder reeditar la historia, no deberán descuidar la calidad de su trabajo diario. Ese será el único camino para poder ponerse cuanto antes a la altura de una competición a la que llegarán con una pretemporada tardía y con hasta 9 caras nuevas en un roster en el que la experiencia y el conocimiento de la Liga llegarán con el paso de las semanas.

 

Gonzalo García, el arquitecto de unos nuevos cimientos

Acostumbrado a reinventarse cada temporada, Gonzalo García de Vitoria asume este año el que será su quinto año al frente de un Rio Ourense al que llegó en un ya lejano 2013 para iniciar un proyecto a largo plazo.

Un reto que se presentaba apasionante y en el que ha cumplido con creces con las expectativas cosechando un ascenso y tres playoffs consecutivos al frente de un equipo que siente ya como una parte importante de su trayectoria deportiva: “Siempre he dicho que mi filosofía de trabajo es la de poder afrontar proyectos en los que se tenga una idea a largo plazo porque creo que este es el único camino para poder lograr cosas importantes. En una entrevista reciente la prensa local me decía que Ourense había sido tradicionalmente una ciudad acostumbrada a triturar entrenadores pero a mí, desde el principio, me presentaron un proyecto que giraba en torno a la idea de poder trabajar con una proyección en el tiempo lo que me hace sentir aún mucho más valorado. En estos cinco años he sentido en todo momento que tenía la confianza del club lo que ha ayudado a que el trabajo de todos fuera bueno”.

Sin lugar a dudas el mejor punto de partida a la hora de poder comenzar una versión 5-0 que, en esta ocasión, ha llevado al técnico vasco a hacer encaje de bolillos en un mercado de fichajes marcado por una ajustada economía: “Ha sido un verano muy complicado porque el año pasado tuvimos el presupuesto más bajo de nuestra historia y este año lo hemos mantenido pero sobre una Liga en la que casi todos los equipos han mejorado sus condiciones económicas tras la ilusión que ha generado el poder recuperar los ascensos. En nuestro punto de partida estaba el haber podido renovar a varios de los jugadores del pasado curso pero este crecimiento lo hizo imposible obligándonos a entrar de lleno en el mercado. Una vez ahí las cosas tampoco fueron sencillas ya que nuestro presupuesto ha hecho que no pudiéramos optar a jugadores de la competición, nos hubiera gustado tener a más nacionales pero hemos tenido que recurrir al mercado del vídeo para realizar apuestas en la gran mayoría de los casos”.

 

La plantilla del Rio Ourense, vista por su técnico:

Con hasta 9 caras nuevas en sus filas, el Rio Ourense afrontará esta temporada dispuesto a demostrar de nuevo su carácter en una competición en la que la falta de experiencia de una joven plantilla será uno de los hándicaps que marque el devenir del nuevo curso.


Bases:
Reggie Johnson y Martín Rodríguez

Una juventud que marcará a las diferentes líneas del equipo pero que tendrá especial incidencia en un puesto de base cuya media de edad será de apenas 22 años tras la renovación de Martín Rodríguez y el fichaje de Reggie Johnson.

Eso sí, esta precocidad no restará ni un ápice de calidad a un puesto en el que el base norteamericano ha ofrecido ya una buena dosis de calidad durante la pretemporada: “Es un jugador que cuenta con un físico increíble y una actitud para el trabajo excepcional lo que nos lleva a pensar que su evolución durante la presente temporada puede ser realmente buena. Teníamos muy buenas referencias de él por parte de Félix Alonso que fue su entrenador en Suecia el año pasado pero debemos tener en cuenta que es un jugador que lleva únicamente cinco meses como profesional. Por el momento estamos muy contentos con él y trabajando mucho desde la paciencia porque creemos que, si trabajamos bien con él ahora, su recorrido puede ser muy largo”.

A él se unió como pareja de baile un hombre de la casa, un Martín Rodríguez que cumplirá este año su segunda temporada en la Liga LEB Oro tras la renovación de su contrato: “Hace unos días explicaba que, pese a que estamos muy acostumbrados a verle con el equipo, no debemos olvidar que hace dos años Marín estaba en Liga EBA y hace tres en Primera Nacional. Este será su segundo año en el equipo y creo que su evolución puede ser importante pero, para ello, deberá tener la paciencia necesaria para seguir trabajando con esa humildad que siempre le ha caracterizado y que le ha llevado hasta donde está hoy en día”.


Aleros:
Víctor Moreno, Roope Ahonen, Rokas Uzas, Verners Kohs y Alberto Maura

Contando con un presupuesto limitado, la “opción cesión” tomó un protagonismo especial a la hora de construir un juego de perímetro en el que Víctor Moreno y Verners Kohs tratarán de aprovechar al máximo los minutos antes de regresar a la disciplina de unos Montakit Fuenlabrada y Monbus Obradoiro la próxima temporada.

Todo un reto que, en el caso de Víctor Moreno será clave en la progresión de un jugador procedente de la generación del 98: “Es un jugador que quise tener ya el año pasado porque lo conozco muy bien desde que era cadete. En los dos últimos años ha estado a caballo entre la Liga LEB Plata y la Liga EBA y eso, para un jugador joven, es complicado. Necesitaba un proyecto estable en el que sentirse asentado y nosotros podíamos ofrecérselo por lo que Fuenlabrada decidió entregarnos su confianza para un primer año fuera del club, lejos de casa y en un baloncesto en el que tendrá que salir del cascarón de la cantera para no estar tan protegido. Le vamos a exigir como al que más y por el momento estamos muy contentos con su evolución en estos primeros días en el equipo donde su crecimiento en los partidos ha sido realmente bueno”.

Siguiendo un camino similar pero procedente del vecino Obradoiro, Verners Kohs fue el siguiente jugador en incorporarse como cedido a la disciplina de un equipo en el que contará con una gran oportunidad: “En nuestro intento de poder tener gente joven para formar y que evolucionen junto a nosotros él era una opción muy buena porque procede de un club vecino con el que establecemos una buena relación en la que están confiando en nuestro trabajo. Queremos ayudarle en un año importante para él y en el que queremos poner todas las herramientas posibles a su disposición para que siga explotando sus cualidades. Tiene una predisposición al trabajo excelente que le va a ayudar mucho a conseguirlo”.

Jugadores jóvenes que tendrán a dos hombres de referencia con los que compartirán protagonismo en la línea exterior, unos Rokas Uzas y Roope Ahonen que han marcado el ritmo durante los primeros amistosos del equipo: “Rokas tiene que ser todo un referente para nosotros porque viene de hacerlo muy bien en el baloncesto francés donde demostró ya un gran nivel. Es un jugador con muchas cosas buenas, con puntería, talento, conocimiento del juego, pase, rebote… Es todo un líder que deberá ejercer como un jugador importante dentro de la pista pero también fuera de ella donde tendrá que asumir un rol importante en el vestuario. Por su parte, Roope viene de jugar dos años en la primera división de Grecia y de quedarse a las puertas de ser convocado para el Europeo lo que habla muy bien de su nivel. Al contrario de lo que mucha gente piensa no es un anotador sino un escolta que ayuda en el juego y que puede incluso llegar a dirigir al equipo cuando así lo necesitemos. Viene a generar juego y estoy seguro de que con el paso de la competición llegará a ser uno de los jugadores importantes de la Liga”.

Y a falta de definir si formará parte del primer equipo o del filial en Liga EBA, el de Alberto Maura ha sido uno de los últimos nombres en sumarse a un perímetro en el que compartirá juventud con Moreno y Kohos: “Llega cedido desde el Estudiantes y, en un principio, estará en dinámica del primer equipo. Tiene un gran conocimiento del juego y sabe jugar muy bien pero viene muy por debajo de lo que podría estar a nivel físico ya que sale de una lesión importante. El primer objetivo pasa por poder recuperarlo en ese sentido para que pueda ofrecernos su mejor versión sin llegar a olvidarnos de que es otro de esos jugadores de apenas 19 años”.


Pívots:
Héctor Manzano, Dan Trist, Volodymyr Orlov y Abdoulaye Ndoye

Con algo más de experiencia respecto a la línea exterior, el juego interior ourensano estará capitaneado por la experiencia de un Héctor Manzano que abandonó su idea de recalar en Liga EBA cuando Gonzalo García descolgó el teléfono para ofrecerle un papel imprescindible en la plantilla.

Así comenzaba una nueva etapa en la que técnico y jugador volverán a compartir vestuario: “Héctor es un jugador de mi plena confianza. Estando en Melilla fui con Lino Ferrer hasta Granada para convencerlo y poder ficharlo, algo que no había hecho hasta ese momento con ningún otro jugador. Tiene todo aquello que un entrenador puede buscar en un jugador veterano gracias a su talento y a conocimiento de una competición en la que va a ser sumamente importante para nosotros. Estamos hablando de uno de esos veteranos de la liga capaz de liderar desde su tranquilidad pero de hacerlo también a través de una ilusión digna de un jugador joven”.

Aunque si hay un nombre que haya calado en la afición de una manera especial ese ha sido el de un Dan Trist que militó por primera vez en la competición en las filas del UF Oviedo y que ha sabido meterse a los aficionados ourensanos en el bolsillo con su calidad individual: “Con la pérdida de Fran Guerra como referente interior necesitábamos fichar a un jugador que nos ayudara a ilusionar con su calidad y su talento. En Oviedo fue ya un jugador muy importante e hicieron un gran trabajo con él que se ha notado mucho en estas primeras semanas de entrenamiento donde su predisposición al trabajo está siendo realmente buena y donde hemos podido comprobar que es un jugador más completo que el de aquella primera etapa en España. Tiene una gran personalidad y ganas de trabajar para llegar lejos y por eso creo que puede tener un recorrido excelente”.

Los apellidos Orlov y Ndoye fueron los últimos en sumarse a un juego interior en el que su juventud aportará frescura en las rotaciones a un equipo necesitado de sus físicos y centímetros: “Con dos referentes ya asegurados decidimos completar el juego interior con dos jugadores diferentes, dos jugadores jóvenes, con buena presencia física y que podamos formar. Ndoye llega de una temporada en San Sebastián en la que fue cada semana un poco más importante dentro de un equipo que terminó ascendiendo dejando muy buenas sensaciones en el equipo lo que nos llevó a ficharle a la espera de que llegue a Ourense en los próximos días. Por su parte, Orlov es un jugador que se ajustaba a nuestras posibilidades y que llegó a prueba durante la pretemporada para terminar ganándose un hueco en el equipo. Tiene un gran físico y de su evolución dependerá el crecimiento del equipo”.

 

Trabajo, trabajo y más trabajo para poder apuntar alto:

Si algo tienen claro este curso en el Rio Ourense es que será sumamente complicado el poder optar por cuarto año consecutive a unos Playoffs por el ascenso que se verán encarecidos ante el crecimiento de una competición en la que, sin embargo, no renunciarán a nada.

Todo ello a través de un trabajo que deberá llevarles a ofrecer un juego alegre y vistoso: “Vamos a apostar por un juego dinámico, un juego rápido en el que queremos correr aprovechando la juventud de nuestros jugadores. Durante la pretemporada hemos dado ya una buena muestra de ello anotando muchos puntos pero también encajando bastantes debido en parte a un alto número de pérdidas de balón que tendremos que aprender a controlar durante la temporada. La primera opción será jugar rápido, atacando desde el principio sin necesidad de esperar a la mejor opción. Un equipo con descaro, agresividad e intenso en defensa donde aún estamos buscando nuestra mejor versión ya que a día de hoy tenemos carencias marcadas por la inexperiencia y que deberemos ir puliendo a medida que vayamos encontrando a nuestros referentes sobre la pista”.

A partir de ahí el club optará a una permanencia que ejercerá como el objetivo acorde a una realidad presupuestaria que esperan salvar sobre las pistas: “Viendo cómo ha evolucionado la Liga y cómo han ido creciendo los equipos creo que no debemos marcarnos otro objetivo que no sea la permanencia, el poder lograr esas 12 victorias que suelen server para continuar en la competición. Eso sí, no vamos a ser un equipo que renuncie a nada ya que la LEB Oro es una competición que ofrece oportunidades en función de tu trabajo diario y en la que si haces las cosas bien y cuentas con una pizca de suerte en momentos determinados como los finales de partido puedes llegar a conseguir cosas importantes”.

Y si algo tiene claro Gonzalo García es que la afición ourensana será fundamental para poder optar a retos más ambiciosos durante una campaña en la que su presencia en las gradas del Pazo deberá ser fundamental: “Este año tenemos muchos jugadores nuevos en plantilla que no conocen el club y desde el primer día les hemos prometido que si trabajan y hacen las cosas bien contarán con el apoyo de una afición que es muy importante para nosotros pero nos gustaría que este año pudiéramos invertir esa idea. Hay dos formas de afrontar la temporada, por un lado se puede esperar a que el equipo alcance su mejor momento para acudir al Pazo y sumarse al carro o se puede subir uno al carro desde el principio para que, entre todos, podamos alcanzar nuestros objetivos y disfrutar del baloncesto lo antes posible”.

Gonzalo García durante un tiempo muerto (Foto: COB)
  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas