Noticia ► LEB ORO

El primer gran éxito llegó en 17 semanas y media

1/13/2016 Ese es el tiempo exacto que han necesitado equipos como Unión Financiera, Peñas Huesca o San Pablo Burgos para certificar una permanencia virtual que les entrega ahora licencia para soñar durante las últimas 13 jornada de competición. Con el trabajo como filosofía diaria y la ambición por bandera pelearán ahora por un playoff por el ascenso con el que no mucho antes soñaban los hoy habituales Quesos Cerrato, Melilla o Palma Air Europa.
|

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

No resulta sencillo el poder asentarse en una competición tan exigente como la Liga LEB Oro. Es por ello que un buen número de equipos se marcaron este año la permanencia en la categoría como el objetivo prioritario de cara a las 30 jornadas de Liga Regular. Un reto que mantendrá su emoción hasta la última fecha del calendario a la hora de poder eludir las dos plazas de descenso directo a la LEB Plata y del que han conseguido escapar ya un total de cinco equipos.

Alcanzadas e incluso superadas esas diez victorias que aseguran la permanencia virtual en la competición, sus protagonistas tienen ya licencia para soñar con el siguiente paso, el ascenso directo en el caso de algunos de ellos o la más que valiosa presencia en un playoff por el ascenso que hubiera podido parecer un auténtica quimera tan sólo unas semanas atrás.

Y todo ello en apenas 17 jornadas en las que Unión Financiera Oviedo, Peñas Huesca o el nuevo San Pablo Burgos han reescrito su propia historia.

 

Una obviedad en el camino al éxito:

Con ambiciosos objetivos y plantillas plagadas de auténticas estrellas de la competición, hablar de permanencia asegurada para el líder Quesos Cerrato Palencia (15-2) y sus perseguidores Melilla Baloncesto (12-5) y Palma Air Europa (11-6) podría parecer una obviedad… Y así lo es a día de hoy con esta tripleta de equipos peleante por el ascenso directo a la Liga Endesa pero no lo fue tanto durante un pasado reciente en el que todos ellos peleaban para poder mantener su condición de equipo LEB Oro.

En el caso de los palentinos, apenas siete años atrás, cuando sus dos primeras campañas en la competición sirvieron para cogerle el pulso a una Liga en la que han ido creciendo año a año hasta convertirse en uno de los líderes más sólidos de los últimos años. Una primera plaza a la que optarán una vez superada la permanencia y certificada prácticamente su permanencia matemática en el playoff junto a un Melilla Baloncesto que, pudo haber sido equipo de LEB Plata con su campaña 2012/13. Es por ello que en la Ciudad Autónoma se valora como un auténtico éxito cada pequeño triunfo en una competición en la que el Palma Air Europa pelea para poder ser uno de los grandes cuando apenas ha transcurrido año y medio desde su debut.

Con el primer y más obvio de los pasos ya completado, los técnicos Sergio García, Alejandro Alcoba y Ángel Cepeda afrontarán ahora el momento más bonito de la temporada con tres plantillas dispuestas a seguir soñando.


San Pablo Burgos, triunfando ante la adversidad:

Fueron el último equipo en inscribirse en la competición, el último en lanzarse al mercado y el último en poder cerrar su plantilla. Por si fuera poco, los nuevos integrantes de El Plantío no contaron con apenas pretemporada y tuvieron que afrontar tras la jornada 9 la pérdida de su líder y buque insignia, un Andreu Casadevall que dejó la ciudad tras nueve temporadas para cumplir con su ansiado sueño de poder regresar a la Liga Endesa ante la oferta del CAI Zaragoza. Pero todas estas piedras en el camino sirvieron tan sólo para reforzar la moral de un equipo que ha ido dando pasos al frente en paralelo al devenir de una campaña en la que ya han cumplido con creces con su primer objetivo.

Sin un líder claro sobre la cancha, los burgaleses han logrado su primer éxito a través una interesante mezcla en su vestuario entre jóvenes talentos, experimentados conocedores de la competición y foráneos en crecimiento. Con este roster, el recién “ascendido” Diego Epifanio ha sido capaz de construir un equipo con el que cosechar 11 triunfos en 17 jornadas que han servido para asegurar la permanencia virtual en la competición y poder pensar ya en el siguiente reto, un playoff por el ascenso que podrían dejar asegurado con al menos 4 victorias durante las últimas 13 semanas de competición.

Esa será la siguiente parada para un equipo ambicioso y que no renunciará, una vez conquistada su plaza en la fase final, con un nuevo reto, el poder contar con ventaja de campo durante al menos la primera eliminatoria de una fase final en la que la ciudad ejerció como favorita durante temporadas anteriores y en la que este año será ya todo un premio el mero hecho de poder estar.


Peñas Huesca, una revelación reciente:

Hicieron historia como una de las ciudades más modestas de la historia del baloncesto nacional en la ACB de los 80 y los 90 antes de descender a los infiernos. Pero la “cabezonería” de sus dirigentes ha permitido que Huesca pueda disfrutar de nuevo de un baloncesto al que Quim Costa saca brillo semana tras semana a base de trabajo.

Tras haber sabido adaptarse a los tiempos actuales con un modesto presupuesto y especializados en la formación de jóvenes talentos de futuro, los oscenses son, en estos momentos, el equipo de moda en una LEB Oro en la que ningún otro conjunto puede presumir de una dinámica mejor que la suya. Con 6 triunfos consecutivos, los del Alto Aragón han certificado ya no sólo la mejor racha de su historia en la competición sino también la permanencia en una liga en la que lucharán ahora por el más difícil todavía, la clasificación para el playoff por el ascenso.

Con su mejor clasificación histórica en una jornada 17, Peñas Huesca afrontará el tramo final de la temporada dispuesto a seguir haciendo historia. Próxima parada, la Ciutat Esportiva Joan Gamper de Barcelona.


Unión Financiera, un nuevo éxito basado en Pumarín:

Tercera campaña del Unión Financiera Oviedo en la competición y nueva permanencia para un equipo que ha sabido exprimir al máximo sus recursos para poder codearse con los principales favoritos a los objetivos más ambiciosos. Tras participar en el playoff final durante su primera campaña en la Liga (2013/14) y lograr la permanencia el pasado curso, los ovetenses afrontaron su versión 3.0 a la búsqueda de un nuevo paso al frente que ha alcanzado ya su primer impulso.

Con Carles Marco como nuevo inquilino del banquillo asturiano, el Unión Financiera ha mantenido intacta su esencia de equipo luchador sobre la cancha para certificar, en apenas 17 jornadas, los 10 triunfos con los que se asegurarán al menos un año más en la Liga. A través de un ilusionante equipo liderado por un Jordan Swing imparable, los ovetenses han asentado las bases de un año con el que seguir soñando durante las últimas 13 jornadas de una Liga Regular que afrontarán ahora sin su estrella norteamericana tras su marcha a la Liga Endesa.



Amics Castelló… ¿El próximo en celebrar?

Con un balance de 9 triunfos y 8 derrotas y asentados en la séptima plaza de la tabla, los integrantes del Amics Castelló no podían haber imaginado un estreno mejor en una LEB Oro en la que viven este año su primera experiencia. Dirigidos desde el banco por el “decano” Toni Ten, los castellonenses podrían ser los siguientes en certificar un objetivo que se encuentra a un solo triunfo y la primera oportunidad llegará en la noche del viernes con su visita a un Planasa Navarra en dinámica negativa tras dos derrotas consecutivas. ¿Llegará entonces o tendrán que esperar los castellonenses?

 

Unión Financiera, permanencia en el bolsillo (Foto: Hugo Álvarez)
  • + Leídas
  • + Recientes
  • Autonómicas